Legado emocional

fiesta_parque_alamillo_sevilla

Son las siete y media de la mañana, me levanto al alba, mirando la luna que todavía no quiere abandonar mi ciudad. Oigo el amanecer, miro la ciudad vieja y diviso la esencia de la vida en los campanarios: la ciudad despierta. Platón muerde mis zapatillas presintiendo que comienza el ritual: ducha, robo de mi toalla, ropa cómoda y paseo hacia el camino del río.

Me gusta sentir la brisa por las mañanas mientras Platón juega a sentirse aventurero: No hay nada más  pleno que la soledad bien avenida. En estos momentos del día, reconecto con mi ser interior, doy las gracias a la vida por la propia vida y me nutro las  emociones  que emanan de mi memoria.

Aquí y ahora: Soy yo. No necesito halagos ni el misterio de la vanidad. Soy cielo, soy tierra, soy escarcha sobre la hierba. En estos momentos  proclamo la victoria de mis sueños, la derrota de mis incertidumbres, el reinado de mis emociones.

Este viaje no ha hecho más que empezar. He escondido las monedas de la Parcas…Hoy, me siento inmortal: Porque  sé que mis sueños   sobrevivirán a través de mi palabras. Es mi legado emocional.

Anuncios

las cuatro cosas que merecen realmente la pena

Cuatro cositas hay en la vida que merecen la pena de verdad, cuatro cositas que hay que alimentar como una candela en la playa, para que el viento no enfríe tus emociones…lo demás es pasajero, superficial…..En ese camino me encuentro: desarrollar un sistema lo más fácil y sencillo para discernir el encuentro con mi cuatro cosas…¿Qué cuales son?…Anda, descúbrelas, pero no las mías…sino las tuyas….Todos hacemos nuestro propio viaje para encontrarlas…Algunos escalan imbatibles montañas hasta que se quedan sin oxigeno persiguiéndolas, otros recorren el mundo entre la amazonía, la Antártida de tus sueños y el shangrilad de tu corazón…Y a veces, no lo encuentran….Me cuentan la historia de un viejo explorador que se pasa toda su vida en busca de su tercera cosa…..estando ya exhausto y dolorido por las picaduras de serpiente, la abrupta selva, el ruido ensordecedor de lo inhóspito….cuando de repente  descubre una gran figura de  mármol entre acacias y boazas….él sabía perfectamente que si doblaba a la izquierda, cruzando el río, encontraría la respuesta a su tercera cosa, pero su impulso aventurero, su afán de egoéxito le hizo salir presuroso hasta la esfigüe…Aún hoy día lo andan buscando…..

Y es que nos perdemos tantas veces en la selva de nuestros desconciertos, cruzamos tantas veces el camino por el mismo sendero que hemos olvidado que podemos cruzar el río para encontrarnos con nuestra esencia; así de sencillo. Hace diez años que arrojé mi mochila por el sendero de los limites, vacié mi calcetines de las piedras del camino y me puse a andar hacia adelante sin mirar atrás: he contemplado maravillosas puesta del  sol en diferente lugares del mundo, el olido la hierba mojada entre risas cómplices con manos que compartir proyectos, he volcado mis sueños en la tinaja de los retos y se ha filtrado en forma de emociones entre mi ser y mis cuatro cosas. Cada cosa   que forma mi ser me une inexorablemente a la tierra del deseo, al mar de las soledades, al fuego de mi ímpetu, al aire que encandila mis pensamientos. He aprendido a correr dolos ojos cerrados encendiendo mi brújula emocional, la que nunca me falla, he aprendido a oír discerniendo los sonidos y cadencias y veces encuentro el ritmo que acompasa los corazones de mis semejantes….he aprendido a oler el misterio de los cuerpos sensibles, ese olor que irradian las emociones cuando florecen en el ser humano….y todo lo que he aprendido te lo facilito desde la sencillez…cierra los ojos. Mira tu ser. Encuentra las cuatro cosas que merecen la pena vivir  con plenitud este plantea emocional. El legado mas hermosos que podemos dejar a las generaciones venideras es el compromiso que nosotros, sus antepasados hemos hecho con las emociones….Sentirlas para experienciarlas y expandir un mensaje lleno de ilusión. Porque podemos, lo hacemos.

Poema de la asertividad

Yo no vivo obsesionado por el recuerdo de mi pasado,

prefiero sostener la felicidad de mis momentos presentes.

Yo no vivo de añorar los buenos momentos vividos,

prefiero compartir  con vos mis  actuales aventuras.

Yo no existo para dramatizar mis  recuerdos,

prefiero recordar que hoy soy mejor que  lo soñé

Yo no amo con la calidad  impetuosa de mi adolescencia,

prefiero amar con la sabiduría  que aporta mi desapego.

Yo no busco la compañía  de quien me retuvo,

prefiero  retener cerquita los silencios de su nombre.

Yo no  encuentro placer en el rencor  del que te odia,

prefiero soltar  risas a los que ya se han ido.

Yo no  retengo sombras detrás de mis ausentes,

prefiero encender luces que recuerden su memoria.

Yo no idolatro a nadie  que lidere las conciencias,

prefiero tenerle fe a la ciencia de las emociones.

Yo no gasto palabras  en aburrir a mi conciencia,

prefiero jugar cartas que amen mis deseos

Yo no aprendo más rápido por  ser  un tipo listo,

prefiero ir desaprendiendo  lo que no es bueno para

Por eso sostengo,comparto,recuerdo,amo,retengo,

Suelto, enciendo, tengo, juego, desaprendo…

a vivir con mis derechos,

que son los que he ganado por  ser  mi voluntad.

Diario de mi niño interior

La inocencia se pierde la primera vez que ves un muerto, y yo lo vi. En la playa. Descubrí cuando niño, que me daba miedo el agua, pero sentía una atracción especial al ver la luna reflejada en las aguas de la costa gaditana Con siete años veraneaba en Sanlucar de Barrameda.

Paseaba y me encontré un cuerpo, inerte, sucio…Me dijeron que era un delfín, pero por entonces yo no distinguía entre seres  humanos y animales, para mi era un muerto. Me acerqué con mis sandalias de goma, un palito en la mano…y lo toqué…muchas moscas revolotearon a mí alrededor: no me dio miedo, pero pensé… ¿Porqué habrá terminado aquí, en la arena?, si debía estar surcando los mares lleno de alegría. Fue la primera vez que entendí que la vida tenía una parte ilógica que nunca comprendería. Y pensé, “ya se. Se ha cansado de vivir, por eso ha dejado de luchar.”

Me fui haciendo mayor y ese pensamiento infantil fue madurando. Durante mi vida, he visto que hay mucha gente que se cansa de luchar, que no le merece la pena seguir flotando….y se acercan a la arena para dejarse morir. Porque no soñar, no sentir que puedes hacer grandes milagros con tu vida, que eres tan especial como tus lágrimas te dejen ser…en ser como mi delfín, te acomodas a la desesperanza.

Solo hay que estar dispuesto a impulsarse, a coger fuerzas desde el fondo de nuestro fuero interno, y si no podemos, sacamos la mano para que nos acompañen, y si no nos ayudan, flotamos hasta tener ganas de volver a nadar, pero nunca, nunca nos daremos por vencidos.

Y como lo pienso, te lo cuento, Porque no me vas ver nunca más tumbado en la orilla, esperando a que pases a recogerme: ya me levanto yo solito, para eso tengo mis zapatillas de goma, mis palito y mi saco……Cambio el “concepto ayuda” por “acompañamiento”.

 

Y  te acompaño a pasear por la orilla de tus emociones…quizás encontremos nuestro propio delfín y lo acompañemos hasta el mar.

Sin rencor

SIN RENCOR

 

-Hola… ¿Sanz?

–  Si, dígame…

–  ¿Eres Adrián Sanz?

– Si, dígame, quién es.

–  Mira, te va a parecer sorprendente, soy Ventura.

-¿Quién?

–  Andrés Ventura, ¿te acuerdas de mí?

–  Perdona, ¿nos conocemos?

–  “Gafitas de cuatro ojos, capitán de los piojos

–  Oiga, no tengo ganas de bromas…

–  Pero Adrián, no me reconoces…Espera a lo mejor ahora si te canto esta canción sabes quien soy:

“¿Qué es el viento?, las orejas de Sanz en movimiento”.

Silencio.

– Hola, ¿estás ahí?….

…¿Andrés?

–  Ahora, ahora ya has caído verdad?

— Qué es lo que quieres, ¿cómo me has localizado?

–  Mira, Andrés, hace cuarenta años que no se de ti, pero te juro que me he acordado a la largo de mi vida muchas veces de los años que pasamos en el internado.

–  Yo también me he acordado.

–  ¿Verdad que lo pasamos bien?

–  Lo pasarías bien tú, yo sólo recuerdo como os metíais conmigo, me pegabais encerrándome en el sótano… Recuerdo las palizas atado a la cañería, las vejaciones…

–  Éramos niños, Adrián, no sabíamos lo que hacíamos…

– ¿Qué es lo que quieres?

–  Mira, he pensado que a lo mejor te gustaría que nos viéramos para recordar viejos tiempos.

— Ya no hay nada que recordar.

–  En verdad te he llamado para otra cosa…

–   Dime.

–   No se como empezar, te cuento, he tenido una vida diríamos que afortunada, me han ido bien los negocios que heredé de mi padre y me he dedicado a vilipendiar la fortuna. Adrián, mi vida ha estado llena de excesos: mujeres, alcohol, droga…Hace unos días me han diagnosticado un cáncer terminal, me han dicho que no me quedan más de un mes de vida…

–   …Y me llamas porque sabes que soy un oncólogo de fama mundial, ¿verdad? una vez mas me buscas para que te ayude, pero no lo voy a hacer, me jodiste la vida, tú y todos los hijos de puta con los que te juntabas, no voy a…

–  No, no quiero que me ayudes.

–  ¿Entonces?

–  Sólo te llamo para pedirte perdón, para decirte que fui cruel contigo, que no te merecías nada de lo que te hicimos. Sabíamos que eras especial, que valías mucho, y nos llenabas de envidia.

Adrián, no me quiero ir teniendo deudas pendientes…Quiero estar en paz conmigo mismo.

Se que no te lo puedo pedir, pero te suplico que me perdones.

–  Cuarenta años esperando este momento…He vivido con rencor, también a mí me está matando…Te perdono.

–  Gracias, Adrián.

–  ¿Y qué tipo de cáncer tienes?…

-… Cáncer emocional.

–  Cáncer emocional:  tiene su origen en las cargas emocionales que uno acumula a lo largo de la vida por acciones no resueltas. Sintomatología: malos sueños, pesadillas, mala conciencia,.

Para su cura se solicita al paciente que resuelva sus conflictos internos. Perdonarse a uno mismo es un acto generoso que nos limpia el corazón

Emociones…Un camino hacia la libertad

La vida es el cúmulo de vivencias que almacenamos en nuestra retina emocional. Alegría, complicidad, ternura, armonía, amor,…Emociones vividas. Hay gente que se empeña en solo recordar aquellos sucesos que le han  causado dolor, porque no entienden que hasta en el dolor hay signos de aprendizaje. A este grupo de personas les suelo preguntar…A parte de mal, ¿cómo estás? E irremediablemente me tendrían que contestar… Bien” Pero mucha gente lleva consigo el lema de la ley de Murphy…”si las cosas van mal, aun pueden ir peor”.  Este tipo de  personas el día que mueren se quitan una carga de encima…ya no tienen que seguir viviendo…

Una de las cosas que me he dado cuenta, que he aprendido con la experiencia de vivir con una actitud mental positiva es que para la vida deberíamos aplicarnos el teorema de la navaja de Ockham. Un tipo de razonamiento basado en una premisa muy simple : la respuesta a una situación o problema  está probablemente en l más sencillo.

Vivimos en un mundo escéptico donde el ser humano ha dejado de soñar, de jugar, de emocionarse. Somos mucho más razón que emoción… Y sin embargo la historia  de nuestros antepasados  nos demuestra que existe un lugar en nuestro cerebro mucho más antiguo donde residen las emociones… Los primero humanos, cuando conocieron el rayo, creyeron que era un acto divino, y se emocionaban con lo que no conocían,  con lo desconocido….unos le llaman magia…Y me pregunto ¿ Sigue existiendo la magia? Dejemos que la magia signifique lo desconocido, ese lugar del tu razón que no puedes explicar, donde no caben las teorías, donde residen los sentimientos. La magia existe, porque… Qué formula matemática, ecuación aritmética, lógica racional, nos puede llevar a comprender porqué se unen o se encuentran dos corazones , porqué dos vidas experienciadas, con una trayectoria, entrecruzan sus caminos para complementarse con un proyecto mediato y auténtico…. Magia.

Desde que tengo uso de razón he escuchado que la gente busca su media naranja….Se pasan la vida articulando relaciones para encontrar su molde, su complemento, y cuando comienzan relaciones (hoy cada día mías)…el hartazgo y el no compartir nos hacen huir camino de una falsea libertad….Yo no creo en las medias naranja…siento decíroslo… ¿media naranja ¡ ¿Porqué no la naranja entera?!  El círculo, el complemento…El subconjunto emocional.

Este circulo que se cierra es el primero de muchos círculos que encontraremos en vuestra vida, los budistas lo llaman  la rueda de la vida, y piensan que para vivir en armonía hay que equilibrar cada acción que llevamos a cabo…Vivir desde el corazón, desde el mundo visto con vuestros propios ojos…sin expectativas, sin estar siempre esperando que sucedan cosas…Nos pasamos mas de media vida esperando que sucedan y desperdiciando el privilegio de sentir y vivir…

 Vivir cada puesta de sol, cada mañana en la que el sol entre por vuestra terraza y acaricie la piel entre las sabanas… Oler… oler ese café espresso entre miradas cómplices.. Sentir, sentir cada segundo como si fuera el último, emborracharos de vida, jugar  a la vida sin esperar que la vida juegue con vosotros….

 Porque …Esta es la única vida que tenemos para llevar a cabo nuestros sueños, y si en el camino encontramos piedras, suavemente las retiramos, y cuando  los zapatazos nos duelan…solo tenemos que quitárnoslos….

Celebremos, celebremos el triunfo de las emociones,  la fiesta en su conjunto, con subconjuntos, exponencial. Celebremos el amor superlativo imperativo, circunstancial y sobre todo…

  Celebremos juntos…..que  las emociones… es  nuestro camino hacia la libertad .