Nuestra sociedad y las estrellas de mar: declaración de principios.

Sabéis que no suelo hablar de política, en muy raras ocasiones me pronuncio. El motivo no es cobardía, todo lo contrario. Quiero respetar al máximo número de personas, ideologías, movimientos y desde mi apertura mental caben todas las acciones encaminadas a liderar los valores principales del ser humano. Yo acompaño a personas a mejorar su rendimiento, no a ideologías.

Trabajo como coach, una profesión tan digna como otra cualquiera y tan llena de miserias como las demás. También hay crisis en nuestro sector, no os dejéis engañar por aquellos que se  propagan como Los grandes líderes de un movimiento falso. El verdadero movimiento es la ACCIÓN, LA TOMA DE  CONCIENCIA Y la revolución está dentro de mostros mismos. Y entiendo que la gente está harta, quemada e indignada, Claro que lo entiendo. Aunque combata todos los días la cultura de la queja, aunque me llene de poderosas razones para contribuir a mejorar nuestro sistemas desde las pequeñas acciones y decisiones, aunque trabaje con Organizaciones en pos de la búsqueda de lideres y empresas emocionalmente inteligente, Claro que entiendo que la gente esté harta;porque hay que diferenciar entre , por favor, perdóneme esta burda expresión “putada” (faena, trastada, jugada, jugarreta, perrería) (”creo, que en inglés se dice “shitty‘ y “tragedia”.  Y no es lo mismo.

No tener trabajo puede ser una trastada, jugarreta o putada, pero cuando la pérdida de empleo te lleva a no poder dar de comer a tu familia se convierte en Tragedia.

No pagar una factura es una jugarreta porque te meten en un listado de morosos, pero cuando eso te lleva a no poder renovar un crédito que tienes para tu empresa, se convierte en tragedia.

No poder renovar los muebles de tu casa puede ser una faena después de 20 años con el mismo sofá, pero cuando el banco te exige el pago de la deuda y tú no tienes posibilidades y ni tan siquiera te permiten la dación en pago, es una tragedia.

Verte en la calle con tu familia es una tragedia.

Tener que ir a comedores públicos después de toda una vida con las necesidades cubiertas, es una jugarreta, pero cuando te vas a dormir bajo el soportal de una casa, es una tragedia.

Vivo en un barrio, de los muchos de España, se llama el Barrio de la Paz, justo al lado, del famoso Barrio de la Esperanza (Macarena). En el medievo se diferenciaban las clases sociales en ricos y miserables) porque vivían en la miseria.

¿Este es el mundo que queremos? 300.000 familias en la calle sin techo, arropadas, algunos, por sus familias, y otros, tirados en las esquinas…Ya no se diferencia entre ejecutivos, profesionales liberales y gente de la construcción. Esta tragedia ha llegado a todas partes. En mi barrio, hay una familia viviendo bajo un soportal, con la dignidad suficiente para no agachar la cara, porque como dijo Frankl, al ser humano nunca le pueden quitar la dignidad.

Este sistema ha fallado. No es el momento de buscar culpables, sino de responsabilizar al propio sistema que ha generado un reducto de 300.000 familias sin techo, la tasa de pobreza más alta de los últimos 30 años. El mismo país de las Olimpiadas, el mismo país de la Expo 92, el país con más universitarios de Europa, con un talento inigualable, con jóvenes y adultos preparados, con fuerza, ganas, ilusión, pasión por transformar. Ha llegado la hora de resurgir de nuestras cenizas, el poder de la resiliencia, en los peores momentos, sale lo mejor del ser humano. Somos pueblos solidarios, con el índice de donación de órganos más alto del mundo…ya lo hemos hecho en otras ocasiones. Pero cada vez que  un juez dicta un desahucio y  ponen la maquinaria en funcionamiento, es un fracaso del sistema. Las fuerzas publicas, los funcionarios deberían estar para proteger (y entiendo que ellos lo que hacen es seguir ordenes), pero se me hace muy difícil cuando veo sacar a un anciano de su casa, creer en los valores de mi país.

Hoy se ha suicidado un buen hombre de 54 años, desesparado, con la tragedia en las venas viendo que perdía su casa. Se volcará la prensa durante el día, se debatirá en la TV, y mañana se olvidará. Pues no. No estamos en la edad Media, no existe ni el derecho de pernada ni el derecho sobre la propiedad. Sobre todo cuando ha sido el propio sistema el que ha generado que se den hipotecas de alto riesgo, se haya especulado durante diez años con las tasaciones, se hayan permitidos firmas ante notario que pondrían los vellos de punta, y ahora, inyectamos al sistema bancario para que siga teniendo una bolsa de mas de 100.000 pisos en propiedad.

Recuerdo la historia de un hombre que estaba en la orilla de una playa salvando estrellas de mar que se habían quedado atrapadas en la arena. Había tantas que era imposible salvarlas a todas. Alguien se le acercó y le dijo: no vas a poder salvar a todas, cuando amanezca, morirán…

Y el hombre dijo: Yo acabo de salvar a esta…y la arrojó mar adentro.

Es el momento de que todos arrojemos estrellas de mar hacia adentro: generando valores de solidaridad, de compartír, de construir un nuevo modelo, inteligente, de sociedad basada en el ser y no en el tener.

Va por cada familia, en la que hay una trastada…Y por las miles en las que hay una tragedia.

Víctor Frankl nos dejó la enseñanza de que la dignidad no tiene precio y que siempre existe el camino de la esperanza. Yo hoy, he arrojado ya mi estrella de mar hacia el océano.

(En memoria  de   J.M.D.A,, de 53 años de edad que ha sido hallado ahorcado hoy en un patio interior de un inmueble de Granada una hora antes de que fuera desahuciado de su vivienda,)

Y por todos los que creen en la historia de la estrella de mar. Entre todos, podremos.

MANIFIESTO : PLANETA EMOCIONAL

Durante muchos años, y en mis comienzos me dediqué  de lleno a trabajar  en la gestión del mediobiente a nivel local y global. Tuve el privilegio de contactar con numerosas personas que trabajaban en beneficio de la preservación de nuestro planeta: científicos, escritores, vountarios, forestales, técnicos, gente que cree en un mundo sostenible. Fruto de aquellos años es mi trabajo de hoy sobre la “sostenibilifdad emocional “ y por lo que creo que la capacidad de generar una nueva mentalidad en la que debemos sumar, comaprtir y aportar. Nuestro planeta necesita que  lo cuidemos  porque nos alimenta y da la vida.Ahora, que  mi país, se está quemando …He recordado este viejo manifiesto que escribí ( del año 1995)..que creo que sigue vigente.

Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

.

MANIFIESTO

Yo he visto algunas cosas, es verdad, que no querría haber visto. He visto el sol dormido tras un lejano sueño de fuego y destrucción, bosques arrasados por manos manchadas de sangre, sangre culpable de creerse los dioses de la tierra, que manejan como marionetas los ecosistemas singulares que la propia tierra creó hace millones de años.

He visto al ser humano cerrar los ojos ante la muerte de un río, mirar hacia un lado mientras se vertía incontroladamente en el corazón de la naturaleza. El agua es un regalo que nos proporcionan los acuíferos para festejar que el planeta es inteligente, que tienen capacidad de autogestión siempre que se le deje reciclarse.

He visto crecer el desierto lentamente porque la tierra no tiene raíces para sujetar la propia tierra. Las raíces de los árboles son las manos que mecen y cuidan la tierra, que sustentan y mantienen el suelo que pisamos. Son los cimientos de nuestro planeta.

He visto al hombre usar la sinrazón ante los animales. Morir al lince en un cepo y envenenar huevos de águila; matar al buitre carroñero por creer que amenaza los rebaños y degollar al lobo como venganza por desconocimiento. El desconocimiento crea miedo e inseguridad. Todos los seres vivos pertenecemos a una cadena, el ciclo de la vida. Si se destruye parte del ciclo, destruimos nuestra propia vida.

He visto ocultarse el día ante nubes no naturales, nubes de dióxido que nutren a cementerios vivientes donde el ser humano se hacina, las ciudades. Ciudades irrespirables donde los pájaros llevan máscaras de oxígeno y las plantas se ponen tapones de cera para soportar el ruido. Todos los seres vivos,  todos se irritan y deprimen con la contaminación acústica.

He visto, es verdad, muchas cosas que no querría haber visto.

Pero también he visto a Alfa, Omega y Orión dibujadas en un cielo negro y estrellado en una noche de sueños alpujarreños.

He visto respirar al aire de poniente besando las acacias en una ciudad respirable.

He visto al sol sobre la Bahía de Cádiz, la tranquilidad del mar y sus aguas bañadas por el Dios Melkart con tortugas y delfines.

He olido y me he alimentado con el sabor del madroño de Aracena, con el calor del pinsapo en Grazalema, con el agua cristalina del Hornachuelas.

He visto al águila imperial atisbando a su presa sobre el Castillo de Bujaraiza, al agua saliendo a manantiales en los acuíferos cazorlienses.

He visto la inteligencia despierta de un día primaveral en la Sierra de Filabres y los “molinos de viento” divisados desde Calar Alto en Almería.

Y he visto al hombre repoblando y reforestando la tierra con árboles autóctonos. He visto al hombre limpiando ríos, recuperando antiguas cañadas reales.

He visto desarrollo sostenible en lugares donde el esfuerzo común ha estado a la altura del sentido común.

He visto fábricas con catalizadores industriales que hacían más permiisivo el aire que respira la grulla, el aire que respira la viola cazorlenzis, el aire que respira un niño en el Coto de Doñana.

He visto al hombre preocuparse por el medio natural; entender que el hombre no debe ser un lobo para el hombre.

Y he visto a la tierra dar las gracias en forma de pulmones verdes, con sonrisa de días de sol y nieve.

Sí, he visto y he soñado, pero los sueños deben hacerse realidad con el esfuerzo colectivo, con el aliento desinteresado de todos. Si  todos nos sintieramos tierra, mar aire y fuego la tierra comulgaría con el hombre.

Ya no es hora de soñar, sino de actuar. La hora de los sueños quedó perdida en forma de amnesia colectiva.

La idea de Aldea Global, de sostener la tierra, de ser ciudadanos sostenibles depende todos y cada uno de nosotros.

Yo he visto al hombre soñar con un futuro medioambiental serio, rigurosos, implicado, y de verdad, ese sueño es realizable.

Está en nosotros el empezarlo…..

Impúlsate hacia el éxito.

Impúlsate…Deja los viejos temores enterrados  en la espesa niebla del desaliento…Corre, corre por los prados con las manos abiertas dejándote inundar   por la lluvia que cae en invierno…Deja que tus pies se deslicen entre la hierba fresca, huele  el aroma de tus triunfos encadenados por pequeños éxitos…Practica el silencio como gentil recuerdo  de que un día  fuiste el templo de tu voz interior…Y hoy eres la basílica de tus palabras….  Recíclate, carga la energía llenándote de luz,…

No vayas con prisas, tómate todo el tiempo del mundo, porque el mundo es tu  soporte, para buscar y logar,….Que la expectativas de los demás no sean el desempeño de tus tareas….Eres ser, eres saber…Estás, presente, latente, ¿Te notas? ¿Te sientes? ¿Te saboreas?….Visualiza tus deseos, proyecta toda tu energía enfocándola como retos….Ahora goza del sabor de tus ideas,…comparte con tu esencia cada uno de los logros que vas a conseguir….

Todo es armónico…fluye…..tus manos, tu estómago, tu cabeza, tu corazón,…están en disposición de  revitalizar tus emociones.

Si todos los días de tu vida dedicaras un minuto a sentir cada segundo, explosionaría tu energía siendo motor e impulso de cada deseo.

Entrenar tus emociones crea adicción:  Engánchate a  tus retos  y obtendrás cada uno de tus logros  en la excelencia de tus éxitos.

No dejes para mañana  saborear la victoria: Impúlsate.

In memoriam

El ser humano, en este milenio, está abocado a tomar consciencia  de la importancia del AMOR, LA COMPASIÓN Y LA ESPERANZA como armas ineludibles de construcción masiva….Ha llegado la hora  dejar un mundo mejor a nuestros hijos, a las generaciones venideras, un mundo basado en la cooperación, la solidaridad, el entusiasmo,  convirtiendo la felicidad en parte de la epigenética del ser humano.

Para ello debemos hacer un viaje al interior de cada uno de nosotros  encontrado la esencia de nuestro SER y ponerlo al servicio de los demás.
Todos los seres vivos estamos unidos para crear un Planeta Emocional, avanzando hacia donde nos dejen los sueños.

 La mayor batalla está aún por librar y no será en el campo de batalla sino dentro de nuestros corazones.

En memoria del 11-S y de cada unade las guerras llevadas a cabo por el
Homo Sapiens

Copyright,2011 .Jose LuisFuentes. Propiedad Intelectual y todos los derechos reservados sobre este texto.

¿Porqué nos cuesta tanto decir “NO”?

 

¿Por qué nos cuesta tanto decir “no”?

Hoy voy a decir “no“….

A  darle importancia a las causas banales

A darte permiso para hacerme daño,

a las palabras que se pronuncian con altavoces que dañan los tímpanos.

Hoy voy a decir “no”,

al victimismo  burgués de quien lo tiene todo y sigue quejándose

A los que se creen en posesión de la verdad y no dejan de ser unos “poseídos de la falacia”,

A los falsos mercaderes,

a los vendedores de biblias que ofrecen el paraíso a cambio de suculentos diezmos

Hoy voy a decir “no” a dejar de reír incluso en las adversidades

A  seguir postergando la planificación de mis sueños

A no permitirme sentir todo lo que pueda,

amar todo lo que mi corazón alcance y abrazar la vida brindando desde mi “aquí y ahora”

Hoy voy a decir ” no” al propio “no”….

Un mundo posible…

Hay un mundo posible lleno de risas, donde los seres humanos dan rienda suelta a sus emociones: Un mundo, donde todos tienen cabida, sin distinción de palabras, pensamientos y sentimientos. Existe un mundo donde te valoran por el ser, y no por el tener, donde lo más importante somos los individuos, respetados y valorados de uno en uno, con nuestros aciertos y nuestro propio sistema de aprendizaje. Hay un mundo donde nadie se tiene que ocultar, donde puedes llevar la cara al frente y de frente decir y expresar lo que piensas sin tener una bala de plata esperando, una soga, un bote de ácido o una grúa……Hay un mundo donde las manos sirven para valorar el esfuerzo, para llenarte de barro y sal logrado con el fruto de trabajo, donde puedes alimentarte sin necesidad de pasar fatiga, hay tierra para todos, comida y pan para el corazón. Hay un mundo donde  puedes tener fe, donde respeten tu credo y si no lo tienes también…Nadie pone en duda tu dios, porque   no es propiedad de nadie….cree en lo que quieras siguiendo los dictados de tu corazón….el universo te recompensará con luz. Hay un mundo lleno de ideas, para compartir, sin rivalidad, utilizando estrategias de equipo que muevan la sinergia emocional buscando logros, un mundo donde la palabra empresa signifique proyecto de avance, produciendo desde la felicidad. Hay un mundo donde lo relativizas todo, somos una mota de polvo en el universo, importante…tan importante que formas inexorablemente parte del todo. Tú lo vales, tú lo eres. Hay un mundo donde puedes soñar, estar con los tuyos, sin miedos, sin rencor…viviendo de dentro hacia fuera. Ese mundo existe, y lo tienes más cerca de lo que te crees… ¿quieres encontrarlo? Comienza el viaje hacia tu interior…busca en tu corazón, hallarás  tu camino hacia la esperanza.