Legado emocional

fiesta_parque_alamillo_sevilla

Son las siete y media de la mañana, me levanto al alba, mirando la luna que todavía no quiere abandonar mi ciudad. Oigo el amanecer, miro la ciudad vieja y diviso la esencia de la vida en los campanarios: la ciudad despierta. Platón muerde mis zapatillas presintiendo que comienza el ritual: ducha, robo de mi toalla, ropa cómoda y paseo hacia el camino del río.

Me gusta sentir la brisa por las mañanas mientras Platón juega a sentirse aventurero: No hay nada más  pleno que la soledad bien avenida. En estos momentos del día, reconecto con mi ser interior, doy las gracias a la vida por la propia vida y me nutro las  emociones  que emanan de mi memoria.

Aquí y ahora: Soy yo. No necesito halagos ni el misterio de la vanidad. Soy cielo, soy tierra, soy escarcha sobre la hierba. En estos momentos  proclamo la victoria de mis sueños, la derrota de mis incertidumbres, el reinado de mis emociones.

Este viaje no ha hecho más que empezar. He escondido las monedas de la Parcas…Hoy, me siento inmortal: Porque  sé que mis sueños   sobrevivirán a través de mi palabras. Es mi legado emocional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s